Cuadro de texto: Estándar
Cuadro de texto: Cachorros
Cuadro de texto: Galería

El  Skye  terrier procede  de la isla que  lleva su  mismo nombre al norte de Escocia.

Es un perro  sensible, protector, leal y muy  valiente, se

puede  convertir  en un  guardián de primera  categoría .

Juguetón cuando le apetece y lleno de afecto y fidelidad

con las personas de su entorno.

La popularidad del Skye terrier entre el público brítánico

surgio en la historia reciente.

En Edimburgo, en el año 1858, un pobre pastor murió aban-

donado  por todos,  menos por su perro  Bobby, un Skye te-

rrier, que no sólo siguió al modesto cortejo fúnebre sino que

se quedó velando todas las noches en su tumba. Tanta fideli-

dad emocionó incluso al alcalde de la ciudad que mandó fa-

bricar un collar con una inscripción que reconocía al perro

derecho entrar en el cementerio. Dicen que Bobby paso las

noches junto a la tumba del pastor durante diez años, cuan-

do murió, en 1872 fué enterrado junto a su amo. La Barone-

sa Burdett-Coults encargó una escultura, que fué emplazada

en 1873 frente a la iglesia de Greyfriars y que aun hoy puede

admirarse.

Esta historia extraordinaria, inspiró en 1961 a Wald Disney

para hacer la película Greyfriars Bobby.

Francamente, el Skye es un “Gran Perro”, lleno de carácter

y dignidad, al que la naturaleza dotó de patas cortas para poder cazar roedores, gracias a lo cual  ha podido

adaptarse a la vida en las ciudades. Aunque tenga un aspecto sofisticado, sigue siendo un perro auténtico, la

selección le ha alargado un poco su cuerpo y pelaje, aunque sin cambiarlo profundamente. Ahí radica todo su encanto.